Saltar al contenido

Síntomas de la enfermedad del Moquillo Canino en Perros o Distemper. Gripe y Mocos en el perro, Conjuntivitis en perros con Moquillo. Síntomas de Virus en cachorros Doberman

cachorro con moquillo

Los síntomas del Moquillo son sumamente variables. Dependiendo estos de la fase o etapa de la enfermedad en la que se encuentre nuestro perro. Por lo tanto para comprender mejor los distintos síntomas del moquillo en los perros, es preciso conocer previamente las fases o etapas que tiene esta enfermedad.

Síntomas y Fases del Moquillo en Perros

Tras un periodo de incubación de entre 14-18 días, tras el contagio. Suele aparecer la fiebre como primer síntoma del moquillo en perros . Durante la incubación, tu mascota no manifiesta ningún síntoma de enfermedad. Estos síntomas de enfermedad aparecerán  en diferentes formas y escalas de intensidad a partir de la segunda semana post-infección:

Forma Leve del Moquillo en Perros:

Se da en perros que aún conservan algo de la inmunidad que les transfirió su madre con el calostro (leche rica en anticuerpos). O bien son perros a los que se puso una primera dosis vacunal, pero no la dosis de recuerdo. Con lo cual en ambos casos la protección frente al moquillo es insuficiente.

A parte de lo anterior, se estima que existe un porcentaje de perros (desconocido con exactitud),  que se infectan y no sufren la enfermedad. Pero por el contrario sí que la pueden transmitir. Son los llamados perros subclínicos. Este tipo de perros son los más peligrosos ya que se comportan como animales sanos cuando en verdad son auténticos transmisores de la enfermedad.

 

En este grupo de animales se manifiesta la forma leve del moquillo, que consiste en algo de apatía y malestar general del animal, unas décimas tan solo de fiebre, algo de lagrimeo y mucosidad tanto nasal como ocular e incluso a veces algo de tos.

Estos animales son muy peligrosos para el resto de perros. Especialmente si aquellos no están vacunados. Ya que sus síntomas no son muy claros, pero en ellos el virus está completamente activo.

Forma Grave del Moquillo en Perros

Aquí ya podemos decir que la enfermedad se manifiesta en toda su intensidad y amplitud. Cursando con varios tipos de cuadros o formas (que pueden darse a la vez):

 

Forma Respiratoria del Moquillo

Cursa con un cuadro de respiración fatigosa, como si el perro tuviese dificultad para respirar. Se acompaña de una abundante secreción nasal y tos. No es de extrañar que como en la gripe de los humanos. En esta forma convivan junto al virus, infecciones bacterianas que provocan un  todavía  peor pronóstico. Nos referimos especialmente a bacterias como Bordetella Bronchiseptica, implicada también en procesos como la Tos de las Perreras

Forma Digestiva del Moquillo

Se ven náuseas, vómitos y diarreas. Es decir la enfermedad cursa como una gastroenteritis vírica.

Forma Cutánea del Moquillo

Aparece una dermatitis con engrosamiento de la piel. Tanto a nivel de la piel del hocico como en las almohadillas plantares. Esta forma suele ir asociada a síntomas del moquillo en el sistema nervioso central

Forma Nerviosa del Moquillo

El moquillo puede dar dos niveles de formas nerviosas con síntomas distintos:

  • a) Ataques súbitos:  El animal presenta ataques que le dejan casi paralizado al 100%
  • b) Síntomas Nerviosos durante la recuperación : Cuando el animal parece haber pasado por lo más grave de la enfermedad. Y se halla en fase de recuperación. El animal puede presentar espasmos musculares que llegan incluso a la parálisis de las extremidades.  Este último tipo de cuadros suelen acompañarse de un síntoma muy característico. Se trata de una tos peculiar conocida como sibilante (da la impresión que el perro silva), ocasionada por las lesiones nerviosas que ha provocado el virus del moquillo canino.

Forma Ocular

Los síntomas más claros de esta forma, son los relacionados con la conjuntivitis. Es decir el lagrimeo más o menos abundante, producción de moco ocular de aspecto purulento, etc.

Debes pensar que más de una de estas fases puede darse a la vez. Con lo cual te puedes encontrar con una amplía variedad de síntomas que se dan en el mismo momento. Estos síntomas son desde:

  • Fiebre con la consecuente pérdida de apetito y peso
  • Decaimiento que puede llegar a estados de letargía
  • Deshidratación
  • Tos y descarga nasal, pudiendo llegar a dificultad para respirar
  • Ojos enrojecidos por el lagrimeo, que puede pasar a conjuntivitis y desembocar en una Úlcera de Córnea
  • Vómitos y Diarreas
  • Endurecimiento de almohadillas plantares y erupciones en la piel.
  • Un amplio abanico de síntomas nerviosos que van desde: Ataxia, movimientos musculares involuntarios, convulsiones e incluso se puede llegar a la apoplejía (suspensión de la actividad cerebral y cierto grado de parálisis).